Epuyén, un pueblo de ventanas cerradas donde nadie habla con nadie por temor al hantavirus

Epuyén es un pueblo de luto. Hasta hace apenas unas horas los números de contagiados por hantavirus en la Cordillera no superaban a los del anterior brote, que tuvo lugar en el año 1996: 16 infectados y seis fallecidos. Pero la situación comenzó a dar un giro preocupante cuando se registraron 3 muertes y siete infecciones nuevas confirmadas entre el martes y el miércoles.

El pueblo cordillerano, ubicado en los límites fronterizos entre Chubut y Río Negro, es el epicentro del brote. El temor a lo que se está desarrollando en su interior irradia también a los pueblos y ciudades próximas en los que no se han informado casos, como Bariloche, El Bolsón y Esquel, pero cuyos hospitales recibieron a algunos de sus enfermos.

LEER MAS